jueves, 20 de julio de 2017

Oportunidad para que el Camino obedezca




Como si fuese una respuesta a la conducta mentecata de ciertos adeptos del Camino, empezado por el guía de todos ellos, que actúan como si se creyesen capacitados y autorizados para disponer sobre las causas de los santos, o al menos sobre una de ellas que ni tan siquiera estoy segura de que la Iglesia esté estudiando, resulta que el día 11 de Julio, festividad de san Benito, patrono de Europa, el Papa Francisco ha dispuesto que entre en vigor un motu proprio que regula y aclara algunos aspectos a tener en cuenta en el estudio de la vida de aquel que es postulado a ser reconocido como beato, que es paso previo al reconocimiento de la santidad.

No tener espalda no es señal de santidad
Es sorprendente constatar en dicha norma que la Iglesia no se ha percatado de la posibilidad de que existan santos “de categoría superior” para los que exigir pruebas, interrogar testigos o reclamar la existencia de milagros fehacientemente probados, es un atraso, un moralismo y una persecución intolerables. Pero este Papa ha tenido a bien sostener las siguientes normas de obligado cumplimiento para todos:

 ART. 1
El ofrecimiento de la vida es un nuevo caso del iter de beatificación y canonización, distinto del caso de martirio y de heroicidad de las virtudes

Es decir, el martirio es un camino para llegar a la canonización, la heroicidad de las virtudes, otro y la entrega de la vida otro diferente.

Es claro que el martirio no aplica al caso de la embajadora honoraria de la ropa deportiva; la heroicidad en las virtudes no parece, puesto que dar patadas nunca ha estado entre las virtudes reconocidas por la Iglesia y la mala educación tampoco. Así que queda la tercera vía, que se describe en el artículo 2:

Sobran las "estampitas"
ART. 2
El ofrecimiento de la vida, para que sea válido y eficaz para la beatificación de un Siervo de Dios, debe cumplir los siguientes criterios:
a) ofrecimiento libre y voluntario de la vida y heroica aceptación propter caritatem de una muerte segura, y a corto plazo;
b) relación entre el ofrecimiento de la vida y la muerte prematura;
c) el ejercicio, por lo menos en grado ordinario, de las virtudes cristianas antes del ofrecimiento de la vida y, después, hasta la muerte;
d) existencia de la fama de santidad y de los signos, al menos después de la muerte;
e) necesidad del milagro para la beatificación, sucedido después de la muerte del Siervo de Dios y por su intercesión.

Vaya por Dios, pues va a ser que tampoco aplica a la soriana depresiva, puesto que su muerte ni fue prematura ni tuvo relación con ofrecimiento alguno, sino fruto de una enfermedad natural.

Por tanto, si el CNC no puede vender que su iniciadora es mártir ni tampoco que ofreciese la vida por nada, les queda la alternativa de intentar convencer al personal de que la finada se dedica a hacer milagros cada lunes y cada martes.

Pero más adelante el motu proprio aclara que la Constitución Apostólica Divinus perfectiones Magister del 25 de enero de 1983 sigue vigente y, por tanto, no compete a ningún laico disponer la santidad de nadie sino que “compete a los obispos diocesanos y de más jerarquías equiparadas en derecho, dentro de los límites de su jurisdicción, sea de oficio, sea a instancias de fieles o de grupos legítimamente constituidos o de sus procuradores, el derecho a investigar sobre la vida, virtudes, ofrecimiento de la vida o martirio y fama de santidad,  de ofrecimiento de la vida o martirio, milagros atribuidos, y, si se considera necesario, el antiguo culto al Siervo de Dios, cuya canonización se pide”.

Sobran las "medallitas"
En suma, que vaticino al obispo Osoro un premeditado interés neocatecumenal por hacerse notar y hacerle llegar obsequios varios.

Otro punto interesante es el que mantiene que para el estudio de la vida del postulado a santo hay que interrogar no sólo a los amigos, sino también a los contrarios: "solamente en las causas recientes, una lista de personas que puedan ayudar a esclarecer la verdad sobre las virtudes o sobre el ofrecimiento de la vida o sobre el martirio del Siervo de Dios, sobre la fama de santidad o de milagros y también de las personas que se opongan a ello."

Yo diría, especialmente a quienes se opongan a ello. Y no menos interesante es que si el postulado pertenecía a una organización, interesan más los testimonios de los ajenos a la misma que los de los compañeros de asociación.

Pero el motu proprio deja lo mejor para el final:

Art. 36:
"Se prohíben las solemnidades o panegíricos en las iglesias acerca de los Siervos de Dios cuya santidad de vida está aún sometida a legítimo examen. Y aun fuera de las iglesias, hay que abstenerse de cualquier acto que pueda inducir a los fieles a la falsa idea de que la investigación hecha por el Obispo sobre la vida y virtudes o el martirio o sobre el ofrecimiento de la vida del Siervo de Dios lleva consigo la certidumbre de su futura canonización".

Todo lo que he deliberado con esta Carta Apostólica en forma de Motu proprio, ordeno que se observe en todas sus partes, no obstante cualquier disposición contraria, aunque digna de mención, y establezco que se promulgue mediante la publicación en el diario "L ' Osservatore Romano", entrando en vigor el mismo día de la promulgación y que, sucesivamente, se incorpore al Acta Apostolicae Sedis.

Dado en Roma, en San Pedro, el día 11 de julio, quinto de Nuestro Pontificado.

FRANCISCO

Sobran las "asunciones"
Parece una respuesta a tanta tontada neocatecumenal de poner la reproducción de una foto de la finada en un sitio preferente en cada una de las convocatorias que hacen.

A ver si toman nota de que el Papa ha prohibido –no es una sugerencia, es una prohibición- tanto dentro como fuera de las iglesias cualquier elevación aerostática o pendonera que pueda hacer pensar a unos pobres catecumenitos no adultos que la difunta va a ser canonizada.

Más que nada porque sólo compete a la Iglesia –esa misma Iglesia de la que Kiko comentaba que igual tenían que irse- decidir sobre la santidad de sus fieles.

Sobran los pendones




P.D. Gracias a la persona que aportó el enlace al motu proprio.

martes, 18 de julio de 2017

Paso del shemá (XXVII)




«El Señor dice: “Acuérdate de estos cuarenta años en el desierto, recuerda: ni tus vestidos se gastaron ni se te hincharon los pies”; ahora, si tú piensas en estos cuarenta años casi te parece…
¿Cómo es posible? Te voy a decir una cosa: cuando entraste en la comunidad, si alguien te hubiera dicho que después de cuatro años ibas a estar todavía aquí, te aseguro que tú no lo hubieras creído en absoluto, “¿Cuatro años aquí? ¿Dos veces por semana? ¿Una convivencia al mes? ¡Pero qué dices! ¡Tú estás loco!”»
Está reconociendo que la gente entra en la comunidad sin conocer las normas del juego porque si las conociera se largaba.
«De hecho, mirando hacia atrás cuatro años podemos decir que esta palabra es verdad, que nuestros vestidos no se han desgastado.
Otra cosa. Dice Dios: “Mira que yo te he traído al desierto para probarte, te di el maná para humillarte, para saber qué había en tu corazón, para saber cuales eran tus verdaderos sentimiento hacia mí”.»
Todo en minúsculas, lo que es correcto, ya que ese “yo” y ese “mí” no se refieren a Dios, puesto que pese a las comillas no es una cita ya que no existe tal texto en la Biblia.
«Por tanto el Seños ha permitido, antes de entrar en la tierra, antes de introducirte verdaderamente en el Reino de Dios que es la Iglesia, antes de entrar de forma real, no sólo jurídica, sino en una forma en la que podamos verdaderamente ser testigos de la presencia de Cristo en nosotros, el Señor te hace pasar primero por un catecumenado para probarte y para corregirte como un padre corrige a su hijo.
Para que descubrieses que NO SOLO DE PAN VIVE EL HOMBRE SINO DE CADA PALABRA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS. Por eso Dios te ha quitado el coche, por eso Dios te ha arrinconado, por esto Dios te ha obligado a pasar por un desierto, para que tú ENTENDIERAS, PARA QUE TÚ EXPERIMENTASES Y APRENDIERAS PARA SIEMPRE ESTA LECCIÓN que no sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.»
Lo previo es la kikoneura de siempre de un diosito que no da libertad a sus criaturas, sino que les impone sus antojos: ahora te quito el coche, ahora te dejo en paro, ahora te mando un cáncer...
«Te ha humillado, te ha hecho pasar hambre, te ha hecho comer el maná que no conocías, ni tú ni tus padres, para hacerte saber que el hombre no vive sólo de pan, sino que vive de todo lo que sale de la boca de Dios. Tu abrigo no se ha desgastado en estos cuarenta años, ni se han inflado sus pies, reconoce entonces en tu corazón que el Señor, tu Dios, te corrige como un padre corrige a su hijo.
Después veremos como este tiempo del catecumenado ha sido un tiempo maravilloso: como el Señor ha permitido la prueba, la crisis, que tú dejases la comunidad, que volvieras, y todo tenía una dimensión, todo tenía un sentido, todo lo que te está sucediendo y lo que te sucederá tiene una dimensión, un sentido, una luz, está en función de algo: con la misión de salvarte.
Fíjate que si tú no entiendes esto, no puedes hacer el siguiente escrutinio; cuando se te dará a comer un cristal de sal, el Amén a esta sal significa que tú aceptas ser salado por Dios, que te das cuenta de  que realmente no puedes destruir este cuerpo de pecado, ni por tus fuerzas puedes despojarse de esta realidad que está dentro de ti, y aceptar que el Señor venga él mismo a desnudarte, a destruir tu
orgullo, a destruir tu vanidad, tu egoísmo, tu instrumentalizar a todos, la envidia, que constantemente ansíes los bienes de los demás, etc.
Este es el camino de toda la Iglesia, de todos los santos; Dios te ha permitido entrar, y decir amén a esta sal significa aceptar que el Señor lleve adelante en ti su diseño de salvación, para la salvación de los demás. Así que adelante, hermanos.»
«CATEQUESIS DEL CAMINO
Ahora me gustaría presentaros un poco lo que es el Camino. Hacia dónde va y en qué consiste este camino que la Iglesia está poniendo ante vosotros.
Lo llamamos “comunidad neocatecumenal” porque es un nuevo catecumenado. Es un catecumenado que tiene como base lo que la Iglesia siempre ha tenido pero adaptado a la situación actual en que vivimos. Por eso es una nueva creación.
Como decía el obispo auxiliar de Sevilla, monseñor Montero, la experiencia de catecumenado que nosotros tenemos es único en la Iglesia y es enorme.»
Imposible contrastar si alguna vez el obispo Montero dijo tal cosa y visto como “apaña” las citas bíblicas para hacer como que dicen lo que no dicen, cualquiera sabe lo que hará con las presuntas citas de obispos. Lo único seguro es que el obispo Montero, ya retirado, no acude a actos del CNC a hacer “cla”.
«No creo que haya otro movimiento que tenga una experiencia mayor (tantas comunidades repartidas por tantas partes, en Europa y fuera, en tantas parroquias diferentes).»
Que se lo digan al obispo de Agaña, o al de Lancaster, por citar sólo los dos casos más recientes.
«En Italia, el secretario del Sínodo y de la Conferencia Episcopal dijo que un catecumenado post-bautismal serio es obra del Espíritu Santo.»
Lo que no dijo fue que el CNC fuese un catecumenado serio.
«En este sentido, el catecumenado que nosotros tenemos, nuestra experiencia, es fundamental.  Estoy contento porque en Italia no se dice: "comunidad Kiko", sino que se les llama "comunidades neocatecumenales". Aquí, en España, siempre hemos tenido el problema del nombre. Porque si decimos "comunidad cristiana" hay otras cinco mil que también se llaman así. Cuando se hizo la reunión en Majadahonda con Don Casimiro Morcillo surgió el problema de darle un nombre. Y decidimos no hacerlo, porque en ese momento había muchas comunidades de todo tipo, y también porque ponemos un nombre podría significar que éramos un movimiento marginal en la parroquia.»
Sabido es que la coherencia está reñidísima con la kikotina. Así pues nada tiene que ver tener un nombre con la marginalidad, pero los neuróticos suelen hacer este tipo de asociaciones imposibles.
«Así que ahora, por lo menos, el nombre "catecumenado" es una realidad que pertenece a la Iglesia y que comprende las diferentes etapas del Bautismo. Porque el Bautismo en la Iglesia primitiva no se recibía en un único momento, sino que la Iglesia lo daba por etapas.
Cuando fuisteis bautizaron de niños, se os impusieron las manos tres veces; os hicieron tres exorcismos; os dieron la sal y el agua; hicieron sobre vosotros una gran cantidad de rituales todos juntos. Y ¿por qué? Porque lo que hoy en día se da a los niños todo junto, en la iglesia primitiva se daba a los adultos a lo largo de años (el Bautismo de niños  era algo excepcional) en varias etapas, una de las cuales - la última - era el Bautismo de agua, el bautizarse por completo. E inmediatamente después, el Obispo, en la Vigilia de Pascua, daba la confirmación. La Iglesia oriental aún conserva la confirmación unida al bautismo. Es decir, los sacramentos de la iniciación cristiana son: el Bautismo, (con su catecumenado previo), la Confirmación y la Eucaristía. Esto se realizaba en la Vigilia de Pascua, al final de todo el camino. Después del Bautismo había un tiempo de neofitato. Los neófitos eran iniciados en los sacramentos, por medio de catequesis mistagógica.»
Una de gatos, que dan mucho susto al kikotizado
Nueva muestra de incoherencia, o de ignorancia, o de las dos cosas. A ver, si son neófitos después del Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía, recibidos los tres Sacramentos de sopetón en la misma vigilia, a buenas horas se les va a iniciar en los sacramentos después de haberlos recibido.
«El hecho de que nosotros recuperemos el catecumenado para la Iglesia, y que lo recuperemos en el centro de la parroquia, es algo realmente importante.»
Sólo que la Iglesia nunca ha perdido ese catecumenado. Y quien diga otra cosa falta a la verdad. Y sólo que lo que hace el CNC no “recupera” nada para la parroquia, puesto que allí donde está se mantiene al margen de la vida de la parroquia.

domingo, 16 de julio de 2017

Neocatecumenal desprecio a los Sacramentos


En la entrada anterior, se reproducían un par de comentarios de una kikotista muy kikotizada en los que la argumentación a favor de los "eskruticidios" consistía en que presuntamente a nadie se sometía a los mismos sin que públicamente aceptase que se invadiese su intimidad.


Y si eso no fuese suficiente, además la kikotista severamente kikotizada venía a sostener que el fin justifica los medios cuando el fin es nada menos que liberar de las cadenas que aprisionan a todo catecúmeno. Una lástima que tal liberación sólo se pueda obtener por medio de la humillación pública del catecúmeno, que ha de ser sometido a la intromisión más vil y nauseabunda.

Porque el RICA bien que se ocupa de resaltar que los escrutinios de la Iglesia, que son conformes al canon 220, no sólo buscan iluminar las debilidades, sino también las fortalezas. No así los feroces escrutinios del CNC, que no están ni orientados ni ordenados a iluminar fortalezas, sino únicamente a descubrir puntos débiles.


Nuevo diseño "tuniquero"
De hecho, pobrecito del catecúmeno a quien se le ocurra contar en un "eskruticidio" que no roba ni mata, ni es violento con la esposa ni bebe ni se droga ni se va de putas. Le darán hasta en el carnet de identidad hasta que se reconozca el más "pedor" de todos, porque en eso consisten los "eskruticidios" del Camino, en exponer y resaltar lo peor, lo malo, lo imperfecto, lo sucio, lo débil; y jamás mostrarán los kikotistas interés por las virtudes y fortalezas de los catecúmenos. Al contrario, si las hay, hay que despreciarlas y hacer burla de ellas.

En alguna ocasión he debido contar lo que sucedió en el escrutinio de una señora en cuya comunidad caminaba también un pariente suyo. La verdad es que el escrutinio estaba siendo más bien soso, esta señora, ya mayor y viuda, no había tenido amantes ni hijos ilegítimos, no había sido hippie ni drogata ni anti-sistema en su juventud, no había participado en manifestaciones tirando petardos o piedras... Así que le dieron caña por no convertir su casa en un parking de hijitos de mientras sus kikísimos padres se iban a otra cosa, en suma, por no prestarse a ser chacha de la comunidad.

Parecía que las cosas no podían empeorar cuando se preguntó a los amadísimos hermanos sin tenían algo que contar sobre la hermana que no quería ver que Dios la llamaba a ser chacha de todos.Y entonces, por hacerle un favor, una amiga suya de la comunidad dijo que ella veía que Dios había sostenido a la escrutada en un conflicto familiar en el que su propia familia le había robado... Lo contó sin recordar que allí mismo estaba una pariente de la escrutada que inmediatamente protestó y dijo que tal robo era mentira.


Arrodillados ante el que "salva" con "su" palabra
¡Qué gran ocasión para esclarecer los hechos y lograr la paz! ¿No? Pues, no. Los kikotistas no tenían el menor interés por escuchar a las dos parte, así que lo que hicieron fue echar de la sala a la persona que estaba dispuesta a defender la honorabilidad de su familia para que la escrutada pudiese poner a caldo a cuantos parientes quisiera sin que nadie les defendiese. La comunidad escuchó sólo a una de las partes, justo la parte que por la espalda se dedicaba a hablar mal de sus parientes. A la que quiso defenderles, se la echó.

¿Se entiende mejor ahora qué es lo que persiguen los escruticidios? Lo interesante son los trapos sucios, cuanto más sucios, mejor. Porque en todos se buscan las debilidades, nunca las fortalezas.Por eso lo que se hace en el CNC no tiene nada que ver con lo que dice el RICA.

Por eso no es de extrañar que una entrada que se apoya en declaraciones de uno de ellos para desvelar lo que se hace en los "eskruticios" del Camino, les desate la libido y las ansias por maldecir de todos: no pueden pensar en un eskruticidio sin buscar irremediablemente lo peor en los demás y en sí mismos.

Retomando el hilo de los mantras kikiles que tan interiorizados tiene esta kikotista severamente kikotizada, resulta que un comentarista tuvo la ocurrencia de rebatirla explicándo a esta kikotista que en la fe católica el único con poder para liberar del pecado (y de la muerte) es Dios. Y se da el caso de que Dios actúa por medio de los Sacramentos, no por medio de kikadas.


¿Cejó en su empeño la kikotista severamente kikotizada? Por supuesto que no.


Y aquí es donde quería llegar.


Todos se le han de someter
Para un kikotizado lo importante no es el Sacramento de la reconciliación, no es el perdón concedido por Dios a su criatura. Ellos se quedan en la religiosidad mágica-fanática de los supersticiosos que creen que tienen que contentar a diosito dejándose mangonear por otros tanto o más kikotizados que ellos.

Porque no es solo que Kiko manifieste su desprecio a los Sacramentos cada vez que se inventa otros que no lo son, es que enseña ese desprecio a sus seguidores, quienes están tan lejos del cristianismo y tan manipulados que creen que lo que libera, lo que salva, lo que consuela y lo que da la paz es el kikismo. Y lo otro, los Sacramentos, es era rutina de la Iglesia de los religiosos de misa de 12 con la que te ponen un sello legal que reconoce que has sido sanado, salvado, curado y arreglado.

Son unos poobres idólatras que no creen en Dios, creen en el kikismo.

Así les va.

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguir CruxSancta por Email